jueves, agosto 23, 2012

Porque hay sueños que se cumplen


domingo, mayo 13, 2012

Trece de mayo (Lola Flores)

sábado, mayo 12, 2012

Los perros de la primavera

No sé cómo llamar a este escrito. Quizá sea el germen de un poema mayor. No sé. Sólo sé que desde noviembre del 2011 no escribo una sola línea. Por mi mente no transitaba nada relacionado a la literatura. Pero hoy, en el taller que ofrece Mayra Santos, me vi obligado a escribir. A depurar mi mente, a establecer un pacto nuevamente con la palabra. El resultado fue esto que expondré aquí. A todos les gustó, incluyendo a la misma Mayra. Los que me conocen, saben que nunca estoy de acuerdo con lo que hago. Pero qué se puede hacer. Tampoco pretendo exigirme de un día para el otro un "maretazo" de versos hermosos. Sin más


Los perros de la primavera


Una canción se enfurece a contratiempo
la rabia espumada se desprende
del tallo ya seco, ya en brote de muerte
ya amparado a la sombra
de lo que antes fluyó
como hormiga hambrienta
de espacio...


Hambre y sed milenaria,
abrazo en precipicio
que ladra por la mano
que lo alimente;
mano que escarve entre
la pulga y la sarna
y encuentre la bondad enmohecida
y polvorienta al fondo,
muy al fondo,
y diga vidaprimavera
raza, universo...

jueves, mayo 03, 2012

Late

Las lágrimas se confunden con el agua. Los chorros de la ducha la desvisten de la espuma y el jabón. Su entrepierna todavía late.

domingo, abril 15, 2012

Volver


siempre se vuelve
al primer amor.
~Carlos Gardel~

Son inevitables los regresos. A veces involuntarios pero están ahí, a la vuelta de la esquina. Es difícil despegarse de las cosas, es difícil no pensar en las cosas del pasado. Son, al final de cuentas, las que nos forman. Uno cree que olvida, que entierra en lo infinito, que es libre y se da a la fuga. Pero la fuga es volver, la fuga es lo que nos permite entender, crear distancias y proximidades.

Se vuelve a la casa de la infancia (si es que todavía existe). Se vuelve a los lugares de diversión de la juventud. Se revisita el lugar donde se dio el primer beso. La primera escuela. El primer cine. El primer parque y la primera playa. Se vuelve a los libros leídos, a las películas vistas. A las fotografías y sus luces de memoria. A los antiguos amantes, al primer amor.

¿Importa acaso el para qué? Yo digo que sí. Pero pasa que a veces no lo sabemos. Hoy vuelvo a este espacio, quizá para entenderme un poco más, ver de dónde salgo, quizá para crearme nuevos hábitos (pretendiendo que los he olvidado), para atreverme y experimentar. Para rescatarme…

Vuelvo al origen de todo, esa querencia que me impulsó.